viernes, 11 de abril de 2014

ACTIVIDAD GRADO CUARTO " CUENTO EL SASTRECILLO VALIENTE"

Lee con atención la siguiente narración  y escribe un comentario explicando qué clase de cuento consideras que es.

 EL SASTRECILLO VALIENTE 



Esta es la historia de un sastre que vivía en una humilde casa en un pequeño pueblo. Cierto día estaba trabajando cuando escuchó la voz de una mujer en la calle.-¡Vendo mermelada fresca!El sastrecillo asomó la cabeza por la ventana y le hizo señas a la vendedora para que entrara.-Ven, buena mujer, te compraré mermelada.La mujer entró en la casa del sastre con su pesada cesta. Después de abrir y oler uno por uno todos los frascos de mermelada, el sastrecillo dijo:-Quiero tres cucharadas de ésta.La mujer se molestó con el sastrecillo por la insignificante cantidad de mermelada que le iba a comprar. Sin embargo, le dio sus tres cucharadas y se marchó. El sastrecillo cortó una rebanada de pan y luego le untó la mermelada."Comeré tan pronto como termine esta camisa", pensó. En poco tiempo, el dulce de la mermelada atrajo a las moscas.-¡Fuera de aquí! -gritó el sastrecillo, pero las moscas seguían zumbando alrededor de su pan.Enfurecido, tomó un pedazo de tela y de un golpe mató a siete moscas.El sastrecillo exclamó orgulloso:-¡Siete de un solo golpe! El mundo entero debe enterarse de esto.Entonces decidió fabricarse un cinturón de cuero en donde decía: SIETE DE UN SOLO GOLPE. El sastrecillo se puso el cinturón y se fue a recorrer el mundo para contar su hazaña.Antes de partir se metió un pedazo de queso en el bolsillo, por si acaso llegaba a sentir hambre. Después de andar un rato, vio un pájaro en un árbol. Sin saber muy bien por qué, se lo metió también en el bolsillo. Caminando por el bosque se encontró con un gigante de aspecto temible. -Voy por el mundo en busca de fortuna -dijo el sastrecillo-. ¿Te gustaría venir conmigo?-Tú no eres más que un pobre diablo -contestó el gigante riendo.El sastrecillo se sintió bastante ofendido, y le dijo: -Fíjate en mi cinturón, para que veas la clase de hombre que soy.Cuando el gigante leyó lo que decía el cinturón, pensó que el sastrecillo había matado a siete hombres. Sin embargo, le costaba trabajo creer que alguien tan pequeño pudiera ser tan fuerte. Entonces decidió ponerlo a prueba. El gigante recogió una roca y la apretó hasta sacarle agua.-A ver si puedes hacer eso -retó el gigante al sastrecillo.El sastrecillo sacó el pedazo de queso que tenía en el bolsillo y lo apretó hasta que le sacó suero. El gigante no quedó muy convencido; entonces decidió lanzar la piedra tan lejos como pudo.-¿Y qué me dices de eso? -preguntó el gigante.-No está mal -dijo el sastrecillo-. Pero vi que la piedra cayó de nuevo al suelo.El sastrecillo sacó entonces el pájaro que se había metido en el bolsillo y lo soltó. El pájaro, feliz de verse nuevamente libre, voló hasta perderse de vista. El gigante, señalando un roble enorme dijo: -Bueno, si eres tan fuerte ayúdame a cargar este árbol.-De acuerdo -dijo el sastrecillo-. Tú llevas el tronco y yo me encargo de la parte más ancha del árbol, que por supuesto es más pesada.El gigante empezó a caminar, sin darse cuenta de que el sastrecillo iba montado en las ramas. El sastrecillo iba muy cómodo en la copa del árbol y pronto empezó a quedarse dormido. Sin embargo, al cabo de un rato, se despertó al escuchar que el gigante decía:-Estoy agotado. Necesito descansar un momento.El sastrecillo saltó rápidamente al suelo y agarró una rama, para hacerle creer al gigante que había estado cargando el árbol todo el tiempo.-Veo que no eres tan fuerte como dices -dijo el sastrecillo.El gigante y el sastrecillo siguieron caminando hasta que se encontraron con un árbol cargado de cerezas. Las frutas maduras estaban en la parte alta del árbol, así que el gigante se apoyó en el tronco para doblarlo y permitirle al sastrecillo alcanzar unas cuantas.Cuando el sastrecillo agarró una rama, el gigante soltó el tronco y el árbol se enderezó. El sastrecillo voló por los aires.-Ni siquiera puedes sostener una ramita -dijo el gigante.-Claro que puedo -replicó el sastrecillo-. Lo hice a propósito. A ver si tú puedes saltar por encima del árbol. El gigante trató de saltar pero el pie se le enredó en una rama. En ese preciso instante pasaban por allí el rey y su séquito.-¿Qué sucede aquí? -preguntó el rey.-Poca cosa, su Alteza -dijo el sastrecillo-. Acabo de capturar a este gigante.El rey premió al sastrecillo con una bolsa de oro, pues desde hacía tiempo el gigante venía causando molestias por los alrededores.En pocos días, todos los habitantes del reino oyeron hablar del valiente sastrecillo que capturó al gigante.De este modo, el sastrecillo ganó fama y fortuna, y vivió muy feliz.

domingo, 23 de marzo de 2014

PUNTO DE NIVELACIÓN Y PUNTOS EXTRAS!!!

Escribe correctamente el siguiente texto.
Si debiste nivelar, este es el quinto punto,  si no, al desarrollar la actividad ganas dos puntos extras. 



Habí­a una ves con zeta tres serditos con ce que bibí­an con ve muy serca con ce uno del hotro sin hache. El priméro sin acento tenia con acento su caza con ese echa con hache de paga con jota. El segúndo también sin acento la abí­a con hache hecho de madera falta una coma o punto seguido Y el tersero con ce la abia le falta la hache y el acento hecho de ladriyos con elle. Adibinen con ve, cuando bino también con ve el lobo feros con zeta: cuál falta signo de pregunta de todos se salbó con ve? El de la casa de ladriyos con elle, porque hera sin hache la mas falta acento recistente con ese. Moralega con jota ahí­ pueden ir dos puntos si uno es trabagador con jota y se esfuersa con zeta la bida con ve lo recompenzará con ese con creses con ce.

lunes, 17 de marzo de 2014

ACTIVIDAD EDUCACIÓN CRISTIANA GRADO QUINTO

MI CUERPO ES  UN REGALO DE DIOS
1. A continuación encontramos el capítulo I del libro "Ay cuanto me quiero" Léelo con atención y luego escribe las cualidades que hacen que el niño se sienta importante.
YO

¡Ay, cuánto me quiero! En realidad, para ser sincero, me amo. ¿Qué haría yo sin mí?
¡Qué suerte la mía, conocerme de toda la vida! Desde el día en que nací he estado conmigo. Prometo nunca dejarme solo. Me acompañaré siempre, donde sea que vaya.

Antes que yo naciera, mi mamá me tuvo dentro de ella durante nueve meses. ¡Qué afortunada! Fue la primera en conocerme. Desde entonces la he dejado ser mi mamá día y noche.

Ella y mi papá me quieren mucho. Les encuentro toda la razón, ya que soy adorable. Son personas muy inteligentes.

Mi papá lo pasa bien trabajando para comprar mi comida, mi ropa y mis juguetes. Si no fuera por mí, no tendría para qué ir a la oficina y se quedaría aburrido en la casa. Por eso me preocupo de comer toda mi comida aunque no me guste tanto, de ponerme mucha ropa aunque me dé calor y de jugar con todos mis juguetes al mismo tiempo. ¡Qué buen hijo soy! Reconozco que los consiento demasiado, pero no puedo evitarlo, soy tan tierno.

El colegio me encanta. Yo sé que existen varios, pero no puedo estar yendo cada día a un colegio diferente. Me da tristeza por todos los niños que se quedan sin conocerme, pero yo sólo puedo ir al mío.

Mi profesora es entretenida y simpática y siempre me pone buenas notas. Ella también fue niña hace mucho tiempo. Me imagino cuántas cosas estudió en el colegio y después en la universidad. Y todo para enseñarme a mí. ¡Qué orgullosa debe estar!

Después de clases y los fines de semana, juego en mi cuarto o en mi jardín. Me subo a mi árbol y me siento sobre una de mis ramas. Es verdad que las ramas le salieron al árbol, pero son mías igual, porque están en mi jardín. O sea, en el jardín de mi casa… bueno, la casa es de mis papás, pero como yo soy de ellos, entonces también la casa es mía… y el jardín y también el árbol y por supuesto la rama. Lógico.

Sentado en mi rama ensayo mis discursos de agradecimiento, para cuando me entreguen todos mis premios, mis diplomas y mis medallas. «Gracias, gracias», digo. «Me doy gracias a mí mismo por mi apoyo. Todo me lo debo a mis propios méritos».

Otra cosa que hago es llamarme por teléfono, pero siempre suena ocupado. Seguramente es porque estoy haciendo cosas muy importantes, como por ejemplo, llamarme por teléfono.

Además, me escribo cartas y las escondo debajo de mi almohada. Siempre las descubro rápidamente. Ayer me escribí una carta sin ponerle mi firma. Soy tan astuto que reconocí mi letra y supe que era yo, así que me contesté. No sé si alguien más será capaz de responder cartas anónimas.

Cada noche, cuando me acuesto, rezo y le doy gracias a Dios por haberme hecho a mí junto conmigo. ¡Qué sabio el Él! Con razón es Dios. Hace todo bien.

Mientras duermo, me echo mucho de menos, pero ¡ay, qué alivio despertar en la mañana y volver a encontrarme!
Autor: Mauricio Paredes. Editorial: Alfaguara Infantil. Edad: 6 años (dicen ellos…)

martes, 11 de marzo de 2014

ACTIVIDAD GRADO CUARTO: GRANDES NARRACIONES.

Para desarrollar esta actividad tienes plazo hasta el 19 de Marzo.  El primer punto será un comentario que publicarás en el blog y los demás ejercicios los anexarás a tu carpeta de Español.
A continuación aparece un texto relacionado con las narraciones de tradición oral en Colombia, léelo con detenimiento y desarrolla los ejercicios planteados.


                                            MITOS Y LEYENDAS COLOMBIANOS

Muchos afirman que los mitos fueron realidad en un tiempo lejano y que sus historias están ligadas al desarrollo de los distintos pueblos, a su vida cotidiana.Los mitos pasan de generación en generación, son de dominio de las masas populares y por ello, casi todos los colombianos son capaces de contar, de memoria, una o más historias de los mitos que sus padres o abuelos relataron durante su niñez. Esto se debe a que los mitos y leyendas hacen parte de una tradicional transmitida oralmente durante muchos siglos y cuyos orígenes se pierden en el tiempo, pero cuya vigencia y realidad permanece. 
Ahora, leamos un mito colombiano. 
                                                      EL HOMBRE CAIMÁN

                          
Un hombre, alegre y despreocupado, viajaba continuamente de Pinillos a Magangué vendiendo toda suerte de alimentos y frutas hermosas. A grandes voces y en medio del jugueteo, el hombre divertía a todos con sus historias absurdas de cómo adquiría los productos, hasta el punto de convencer a los compradores de que lo que se llevaban eran objetos maravillosos.
Una tarde, mientras anunciaba a gritos la venta de unas naranjas que, según él, poseían las esencias del amor eterno, descubrió para su fortuna la presencia de una bella mulata, con el pelo recién enjuagado, que caminaba preocupada. El hombre entabló conversación con la muchacha y, rápidamente, ambos se vieron profundamente atraídos. Ella se llamaba Roque Lina y era la hija de un severo e inabordable comerciante de arroz. Sus hermanos, que jugaban el secreto papel de vigilantes de los pasos de la muchacha, al darse cuenta de que Roque Lina era atraída cada vez más por las frases pomposas del hombre, dieron la voz de alarma a su padre.

Así pues, amigo, cuando el hombre apareció como de costumbre con sus alaridos y sus productos de otro mundo, y se precipitó feliz a saludar con canciones a su querida Roque Lina, se encontró frente a la presencia poco amable de su imposible suegro.

“Aquí el que vendo soy yo”, le dijo tajantemente el padre. “Y mi hija no es arroz. Así que puede irse con su música a otra parte, antes de que tengamos problemas. ¡O yo no sé!”. Y sin agregar una palabra más, tomó a Roque Lina del brazo y la arrastró con él.

Fue desde ese momento cuando el hombre empezó a venir todos los días a esta tienda, a pedir el mismo ron, el mismo queso y el mismo arroz con coco, y a mirar hacia el río. ¿Por qué? Rápidamente lo fui entendiendo: aquí los hombres se bañan en esta orilla. Hacia la mitad de la corriente hay un remolino, y al otro lado se bañan las mujeres.

¿Qué pasaba? Pues nada más que el hombre se había puesto de acuerdo con Roque Lina para que cuando ella fuera a bañarse él atravesara el río a nado y fuera a visitarla. Usted se estará preguntando cómo haría el hombre para atravesar aquel remolino, que a primera vista se adivina no apto para seres humanos. Pues aquí es donde reside el secreto de la historia. El hombre terminaba de comerse el arroz, se metía al agua y, poco a poco, su cuerpo se iba corrugando, sus brazos se encogían en pequeñas patitas, sus piernas se unían en una agitada cola, y cada uno de los granitos de arroz que se había comido se iban transformando en una hilera de dientes afiladísimos, hasta quedar convertido en un expertísimo caimán nadador.

Así el hombre caimán atravesaba ágilmente el remolino y, luego de violentos chapoteos, lograba llegar hasta donde Roque Lina, quien ansiosa lo esperaba para ir a descubrir con él las profundidades secretas del río. El hombre venía aquí a diario, bebía y comía su eterna ración, y se lanzaba en su viaje reptil donde su amada Roque Lina. Esta visita permanente fue poniendo alerta a todos los pescadores de la zona. (Fragmento tomado de http://www.secretosparacontar.org/Lectores/Contenidosytemas/Elhombrecaiman.aspx?CurrentCatId=225)




ACTIVIDADES: (Valor: 10 puntos)
1. Después de leer el mito, te podrás dar cuenta que le falta la última parte. Con tus propias palabras escríbela en un comentario.
 Para anexar en tu carpeta (puntos 2,3,4 y 5).
2. Haz una lista de  10 mitos colombianos
3. Haz una descripción del hombre caimán, de  acuerdo con la narración que leíste. (Puedes dibujarlo)
4. De acuerdo con las características de un mito , crea tu propia historia fantástica y preséntala a tus compañeros en la clase de Marzo 20.
5. Si regresaras en el tiempo y llegaras a Grecia en la época del apóstol Pablo; posiblemente te encontrarías con muchas creencias de los atenienses. Prepara un breve discurso en el que les expliques que sus dioses no son verdaderos, que en lo que ellos creen son mitos, y  en realidad necesitan conocer a Dios. Recuerda que vienes del futuro, puedes contarles tu experiencia.

PUNTOS EXTRAS!!!
Escribe las siguientes oraciones en  forma correcta. (Vale 2 puntos en la clase de Español)
En los osarios hay muchos uesos. La iedra se metió por el ueco de escalera. En el horfanato hay muchos niños y niñas uérfanos. La hierva que hay en el uerto la he segado. Me he fracturado el úmero. En los ierros hay uellas. El huevo está ueco. Las hueyas de la iena han desaparecido. En la empresa  ha habido una uelga de panaderos.
Las ienas pelean con los leones. 

martes, 4 de marzo de 2014

VÍDEO EL FLAUTISTA DE HAMELÍN

Este vídeo te servirá como ayuda para complementar tu taller de Español. Obsérvalo y escucha con atención.

sábado, 1 de marzo de 2014

TALLER DE ÉTICA GRADO QUINTO


1. Observa y  lee con atención la siguiente historia , luego responde en tu cuaderno a cada una de las preguntas. 
LOS DOS VECINOS
Había una vez un hombre que salió un día de su casa para ir al trabajo, y justo al pasar por delante de la puerta de la casa de su vecino, sin darse cuenta se le cayó un papel importante. Su vecino, que miraba por la ventana en ese momento, vio caer el papel, y pensó:
- ¡Qué descarado, el tío va y tira un papel para ensuciar mi puerta, disimulando descaradamente!
Pero en vez de decirle nada, planeó su venganza, y por la noche vació su papelera junto a la puerta del primer vecino. Este estaba mirando por la ventana en ese momento y cuando recogió los papeles encontró aquel papel tan importante que había perdido y que le había supuesto un problemón aquel día. Estaba roto en mil pedazos, y pensó que su vecino no sólo se lo había robado, sino que además lo había roto y tirado en la puerta de su casa. Pero no quiso decirle nada, y se puso a preparar su venganza. Esa noche llamó a una granja para hacer un pedido de diez cerdos y cien patos, y pidió que los llevaran a la dirección de su vecino, que al día siguiente tuvo un buen problema para tratar de librarse de los animales y sus malos olores. Pero éste, como estaba seguro de que aquello era idea de su vecino, en cuanto se deshizo de los cerdos comenzó a planear su venganza.
Y así, uno y otro siguieron fastidiándose mutuamente, cada vez más exageradamente, y de aquel simple papelito en la puerta llegaron a llamar a una banda de música, o una sirena de bomberos, a estrellar un camión contra la tapia, lanzar una lluvia de piedras contra los cristales, disparar un cañón del ejército y finalmente, una bomba-terremoto que derrumbó las casas de los dos vecinos...
Ambos acabaron en el hospital, y se pasaron una buena temporada compartiendo habitación. Al principio no se dirigían la palabra, pero un día, cansados del silencio, comenzaron a hablar; con el tiempo, se fueron haciendo amigos hasta que finalmente, un día se atrevieron a hablar del incidente del papel. Entonces se dieron cuenta de que todo había sido una coincidencia, y de que si la primera vez hubieran hablado claramente, en lugar de juzgar las malas intenciones de su vecino, se habrían dado cuenta de que todo había ocurrido por casualidad, y ahora los dos tendrían su casa en pie...
Y así fue, hablando, como aquellos dos vecinos terminaron siendo amigos, lo que les fue de gran ayuda para recuperarse de sus heridas y reconstruir sus maltrechas casas.





 Actividad . (Fecha de entrega: Marzo 6)
1. ¿Cuál crees que fue la causa del problema entre los vecinos?
2. ¿Cómo actúas cuando otra persona te ofende? 
3. ¿Qué enseñanza te deja esta historia?
4. ¿Cómo podemos demostrar nuestra prudencia y moderación con nuestras palabras y acciones?
5.   Haz un dibujo en el que plasmes el mensaje de esta narración.
6. Lee Santiago 3. y menciona cinco aspectos por los cuales es importante cuidar nuestras palabras.
7. Para la clase del 14 de Marzo lleva una caja de fósforos desocupada, dos fichas bibliográficas, colores, marcadores y muchas disposición. 

martes, 4 de febrero de 2014

BIENVENIDOS A "ESTO ES PURO CUENTO"

ACTIVIDAD No 1  GRADO CUARTO

1. Hablando de cuentos ¿Qué opinas de esta narración clásica?
Observa el vídeo y escribe tu opinión en un breve comentario.


LOS TRES CERDITOS
2. Lee detenidamente el relato  que aparece a continuación  y completa en tu cuaderno  los siguientes datos:
Título del cuento
Personajes
Lugar.
Inicio
Nudo
Desenlace
Enseñanza que te deja esta narración.
EL PATITO FEO


En una hermosa mañana de verano, los huevos que habían empollado la mamá Pata, empezaban a romperse, uno a uno. Los patitos fueron saliendo poquito a poco, llenando de felicidad a los papás y a sus amigos. Estaban tan contentos que casi no se dieron cuenta de que un huevo, el mas grande de todos, aún permanecía intacto. Todos, incluso los patitos recién nacidos, concentraron su atención en el huevo, a ver cuando se rompería. Al cabo de algunos minutos, el huevo empezó a moverse, y luego se pudo ver el pico, luego el cuerpo, y las patas del sonriente pato. Era el mas grande, y para sorpresa de todos, muy distinto de los demás.. Y cómo era diferente, todos empezaron a llamarle de Patito Feo.
La mamá Pata, avergonzada por haber tenido un patito tan feo, le apartó con el ala mientras daba atención a los otros patitos. El patito feo empezó a darse cuenta de que allí no le querían. Y a medida que crecía, se quedaba aún mas feo, y tenía que soportar las burlas de todos. Entonces, en la mañana siguiente, muy temprano, el patito decidió irse de la granja. Triste y solo, el patito siguió un camino por el bosque hasta llegar a otra granja. Allí, una vieja granjera  le recogió, le dio de comer y beber, y el patito creyó que había encontrado a alguien que le quería. Pero, al cabo de algunos días, él se dio cuenta que esa señora era mala y sólo quería engordarle para transformarlo en un segundo plato. El patito salió corriendo como pudo de allí.
El invierno había llegado. Y con el, el frío, el hambre, y la persecución de los cazadores para el patito feo. Lo pasó muy mal. Pero sobrevivió hasta la llegada de la primavera. Los días pasaron a ser mas calurosos y llenos de colores. Y el patito empezó a animarse otra vez. Un día, al pasar por un estanque, vio las aves más hermosas que jamás había visto. Eran elegantes, delicadas, y se movían como verdaderas bailarinas, por el agua. El patito, aún acomplejado por la figura y la torpeza que tenía, se acercó a una de ellas y le preguntó si podía bañarse también en el estanque.
Y uno de los cisnes le contestó:
- Pues, ¡claro que sí! Eres uno de los nuestros.
Y le dijo el patito:
- ¿Cómo que soy uno de ustedes? Yo soy feo y torpe, todo lo contrario de ustedes.
Y ellos le dijeron:
- Entonces, mira tu reflejo en el agua del estanque y verás cómo no te engañamos.
El patito se miró y lo que vio le dejó sin habla. ¡Había crecido y se transformado en un precioso cisne! Y en este momento, él supo que jamás había sido feo. Él no era un pato sino un cisne. Y así, el nuevo cisne se unió a los demás y vivió feliz para siempre.

Autor: Hans Christian Andersen.

Fecha de entrega de la actividad: Febrero 17