martes, 22 de abril de 2014

NARRACIONES CENTRO LITERARIO PRIMER PERIODO

LA LAGUNA DE GUATAVITA, LEYENDA DEL DORADO.

Para los muiscas, las lagunas eran la morada de los dioses. La diosa Bachué salió con un niño en sus brazos, siendo los ancestros de toda la raza humana. 
Según la tradición muisca, en Guatavita gobernaba un cacique llamado Sua, casado con una hermosa princesa de otra tribu. Sin embargo, era gran aficionado a la chicha y su mujer, con la que había tenido una hija, se fue con un guerrero que la cortejaba.
El guerrero y la mujer fueron sorprendidos y Sua sometió al guerrero a torturas horrendas, al extremo de sacarle el corazón. La mujer huyó desesperada, tomó a su hija en brazos y se zambulló con ella en la laguna.
El cacique ordenó a los sacerdotes que recuperaran a su familia. Estos le informaron que la mujer vivía ahora bajo el agua, donde una gran serpiente la había cuidaba. El cacique reclamó que le trajeran a su hija y le llevaron una niña sin ojos. Angustiado, Sua la devolvió a las aguas y ordenó que a partir de ese día, se arrojaran a la laguna las mejores esmeraldas y filigranas de oro. El propósito de la ceremonia era rogar a la cacica para que le pidiera a los dioses prosperidad y bonanza para su pueblo.
Cada luna llena, la serpiente de Guatavita emergía de las aguas para recordarle al pueblo las ofrendas, los sacerdotes vigilaban su aparición. 

El indio dorado
Al llegar la conquista el ritual adquirió un nuevo significado. Se llevaba a cabo en ocasión del ascenso de un nuevo cacique generalmente sobrino del anterior. 
"...En aquella laguna de Guatavita se hacía una gran balsa de juncos, adornada todo lo más vistoso que podían... Desnudaban al heredero, lo untaban con una tierra pegajosa y lo espolvoreaban con oro en polvo y molido, de tal manera que en la balsa iba cubierto todo de este metal...
Hacía el indio dorado su ofrecimiento echando todo el oro y esmeraldas que llevaba en el medio de la laguna, y los caciques que iban con él hacían lo propio; y partiendo la balsa a tierra comenzaba la fiesta, gaitas y fotutos con muy largos corros de bailes y danzas a su modo, con la cual ceremonia recibían al nuevo electo y quedaba reconocido por señor y príncipe...
De esta ceremonia se tomó aquel nombre tan celebrado del Dorado..."


MITO DE LA CREACIÓN POPOL VUH
(LOS HOMBRES DEL MAÍZ)

Tras la creación de la tierra y la vida y el fracaso en la creación del hombre y puesto que los animales no los veneraban, los progenitores se dijeron que tenían que crear antes del amanecer algún ser que los venerara, por lo tanto quisieron hacer al hombre.

Intentos


Primero intentaron hacer al hombre de barro pero no se podía sostener, ni podía andar; cuando llovía se deshacía y no podía hablar, por o cual, no podía honrar a los dioses ni ofrecerles sacrificios.
Luego intentaron hacer al varón con la madera de un árbol y a la mujer del carrízo (Planta parecida a la caña, pero con el tallo más delgado y no tan alto)

Estos hombres podían andar, hablaban pero no lo hacían con sus dioses. 

Estos seres no tenían memoria, no tenían emociones ni entendimiento y por tanto no eran capaces de recordar quienes habían sido sus creadores, caminaban sin rumbo y andaban a gatas.
Estos fueron los primeros que habitaron la faz de la tierra; una densa resina cayo del cielo hasta oscurecer por completo el planeta entero, mientras tenia lugar una lluvia negra que no cesaba ni de día ni de noche; los animales, enloquecidos, comenzaron a devorar la carne de los humanos. 

Por último se buscó lo que debía entrar en la carne del hombre. Cuando la lluvia cesó los animales llevaron maizamarillo y blanco a los dioses; modelaron su cuerpo con esta pasta y les introdujeron pedazos de madera para que fueran más rígidos; crearon la carne con el maíz blanco .

De ahí surgieron cuatro hombres. Estas criaturas tenían gran inteligencia y entendían todo. Su creación y su formación fueron un prodigio, un verdadero encantamiento, realizado por Tepeu y Gucumatz. Hablaron y razonaron, vieron y oyeron, anduvieron. Hombres perfectos y hermosos y cuya figura era una figura humana. 
LA HISTORIA REAL.
Dios creó el cielo, la tierra y todo lo que existe. Luego dijo:Al ver Dios tal belleza, dijo:
«Hagamos ahora al ser humano
tal y como somos nosotros.
Que domine a los peces del mar
y a las aves del cielo,
a todos los animales de la tierra,
y a todos los reptiles e insectos».

Fue así como Dios creo al ser humano
tal y como es Dios.
Lo creó a su semejanza.
Creó al hombre y a la mujer (Gén 1:26-27).

(Canción de fondo).

LA LIEBRE Y LA TORTUGA
(Esopo)
En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa, porque ante todos decía que era la más veloz.
Por eso, constantemente se reía de la lenta tortuga.
-¡Miren la tortuga! ¡Eh, tortuga, no corras tanto que te vas a cansar de ir tan de prisa! -decía la liebre riéndose de la tortuga.
Un día, conversando entre ellas, a la tortuga se le ocurrió de pronto hacerle una rara apuesta a la liebre.
-Estoy segura de poder ganarte una carrera -le dijo.
-¿A mí? -preguntó, asombrada, la liebre.
-Pues sí, a ti. Pongamos nuestra apuesta en aquella piedra y veamos quién gana la carrera.
La liebre, muy divertida, aceptó.
Todos los animales se reunieron para presenciar la carrera. Se señaló cuál iba a ser el camino y la llegada. Una vez estuvo listo, comenzó la carrera entre grandes aplausos.
Confiada en su ligereza, la liebre dejó partir a la tortuga y se quedó remoloneando. ¡Vaya si le sobraba el tiempo para ganarle a tan lerda criatura!
Luego, empezó a correr, corría veloz como el viento mientras la tortuga iba despacio, pero, eso sí, sin parar. Enseguida, la liebre se adelantó muchísimo.Se detuvo al lado del camino y se sentó a descansar.
Cuando la tortuga pasó por su lado, la liebre aprovechó para burlarse de ella una vez más. Le dejó ventaja y nuevamente emprendió su veloz marcha.
Varias veces repitió lo mismo, pero, a pesar de sus risas, la tortuga siguió caminando sin detenerse. Confiada en su velocidad, la liebre se tumbó bajo un árbol y ahí se quedó dormida.
Mientras tanto, pasito a pasito, y tan ligero como pudo, la tortuga siguió su camino hasta llegar a la meta. Cuando la liebre se despertó, corrió con todas sus fuerzas pero ya era demasiado tarde, la tortuga había ganado la carrera.
Aquel día fue muy triste para la liebre y aprendió una lección que no olvidaría jamás: No hay que burlarse jamás de los demás. También de esto debemos aprender que la pereza y el exceso de confianza pueden hacernos no alcanzar nuestros objetivos.


EL PASTORCITO MENTIROSO

Había una vez un joven pastor que vivía en una aldea muy tranquila. El joven, que no tenía familia, tenía la fea costumbre de decir mentiras.
Una vez el joven pastor, cuando estaba cerca la villa, alarmó a los habitantes tres o cuatro veces gritando
-¡El lobo, el lobo!
Pero cuando los vecinos llegaban a ayudarle, los campesinos encontraron al pastorcito revolcándose en el pasto muerto de la risa.
Días después el pastorcito gritó: ¡El lobo, el lobo!.
Nuevamente los pastores salieron de sus casas para perseguir al animal pero en vez del animal se encontraron con el pastorcito que otra vez se burlaba de sus buenas intenciones,
Sin embargo, semanas después un grande y feo lobo llegó a la villa y comenzó a atacar a las ovejas del pastorcito, quien, lleno de miedo, gritaba:
- Por favor, vengan y ayúdenme; el lobo está matando a las ovejas.
Pero ya nadie puso atención a sus gritos, y mucho menos pensar en acudir a auxiliarlo. Y el lobo, viendo que no había razón para temer mal alguno, hirió y destrozó a su antojo todo el rebaño.
La moraleja es que al mentiroso nunca se le cree, aun cuando diga la verdad
ESOPO

EL HOMBRE CAIMÁN


Cuentan que en la localidad de Plato vivía un hombre pescador, al que le gustaba mirar a las mujeres que lavaban y se bañaban en las aguas del río Magdalena. Tenía tanto interés por observarlas, pero a la vez tanto miedo de ser descubierto que fue en busca de un hombre a la alta Guajira (cuya capital conocemos, Riohacha). Este hombre le dio como solución dos bebidas, una roja y otra blanca. Con la poción roja se convertiría en caimán, y podía observar de cerca a las muchachas sin peligro de que lo descubrieran y luego, lógicamente, le fueran a dar un escarmiento. La poción blanca en cambio lo devolvería a su estado natural humano y un amigo debía suministrársela a la vuelta de sus correrías.

Durante un tiempo el hombre disfruto de su condición y de sus correrías, observando a las mujeres mientras se bañaban, inocentes, en el río. Un día su compinche no pudo acompañarlo, pero envió a otra persona que era la encargada de suministrarle la bebida que lo haría hombre. Al ver el caimán de cerca, el hombre se asusto y dejo caer la botella, derramándose su contenido. Se perdió el antídoto, pero unas gotas cayeron sobre la cabeza del hombre caimán, dejándolo mitad hombre, mitad caimán.

A partir de ahí el hombre no pudo espiar a más mujeres mientras se bañaban por que se convirtió en el terror del lugar. Nadie se baño mas en esa parte del río y el hombre caimán solo era visitado por su madre, quien le preparaba y llevaba sus alimentos favoritos. A la muerte su madre el hombre caimán decidió dejarse arrastrar por el río hasta su desembocadura, donde desapareció. Aun hoy los pescadores tienen la esperanza de cazarlo. 






viernes, 11 de abril de 2014

ACTIVIDAD GRADO CUARTO " CUENTO EL SASTRECILLO VALIENTE"

Lee con atención la siguiente narración  y escribe un comentario explicando qué clase de cuento consideras que es.

 EL SASTRECILLO VALIENTE 



Esta es la historia de un sastre que vivía en una humilde casa en un pequeño pueblo. Cierto día estaba trabajando cuando escuchó la voz de una mujer en la calle.-¡Vendo mermelada fresca!El sastrecillo asomó la cabeza por la ventana y le hizo señas a la vendedora para que entrara.-Ven, buena mujer, te compraré mermelada.La mujer entró en la casa del sastre con su pesada cesta. Después de abrir y oler uno por uno todos los frascos de mermelada, el sastrecillo dijo:-Quiero tres cucharadas de ésta.La mujer se molestó con el sastrecillo por la insignificante cantidad de mermelada que le iba a comprar. Sin embargo, le dio sus tres cucharadas y se marchó. El sastrecillo cortó una rebanada de pan y luego le untó la mermelada."Comeré tan pronto como termine esta camisa", pensó. En poco tiempo, el dulce de la mermelada atrajo a las moscas.-¡Fuera de aquí! -gritó el sastrecillo, pero las moscas seguían zumbando alrededor de su pan.Enfurecido, tomó un pedazo de tela y de un golpe mató a siete moscas.El sastrecillo exclamó orgulloso:-¡Siete de un solo golpe! El mundo entero debe enterarse de esto.Entonces decidió fabricarse un cinturón de cuero en donde decía: SIETE DE UN SOLO GOLPE. El sastrecillo se puso el cinturón y se fue a recorrer el mundo para contar su hazaña.Antes de partir se metió un pedazo de queso en el bolsillo, por si acaso llegaba a sentir hambre. Después de andar un rato, vio un pájaro en un árbol. Sin saber muy bien por qué, se lo metió también en el bolsillo. Caminando por el bosque se encontró con un gigante de aspecto temible. -Voy por el mundo en busca de fortuna -dijo el sastrecillo-. ¿Te gustaría venir conmigo?-Tú no eres más que un pobre diablo -contestó el gigante riendo.El sastrecillo se sintió bastante ofendido, y le dijo: -Fíjate en mi cinturón, para que veas la clase de hombre que soy.Cuando el gigante leyó lo que decía el cinturón, pensó que el sastrecillo había matado a siete hombres. Sin embargo, le costaba trabajo creer que alguien tan pequeño pudiera ser tan fuerte. Entonces decidió ponerlo a prueba. El gigante recogió una roca y la apretó hasta sacarle agua.-A ver si puedes hacer eso -retó el gigante al sastrecillo.El sastrecillo sacó el pedazo de queso que tenía en el bolsillo y lo apretó hasta que le sacó suero. El gigante no quedó muy convencido; entonces decidió lanzar la piedra tan lejos como pudo.-¿Y qué me dices de eso? -preguntó el gigante.-No está mal -dijo el sastrecillo-. Pero vi que la piedra cayó de nuevo al suelo.El sastrecillo sacó entonces el pájaro que se había metido en el bolsillo y lo soltó. El pájaro, feliz de verse nuevamente libre, voló hasta perderse de vista. El gigante, señalando un roble enorme dijo: -Bueno, si eres tan fuerte ayúdame a cargar este árbol.-De acuerdo -dijo el sastrecillo-. Tú llevas el tronco y yo me encargo de la parte más ancha del árbol, que por supuesto es más pesada.El gigante empezó a caminar, sin darse cuenta de que el sastrecillo iba montado en las ramas. El sastrecillo iba muy cómodo en la copa del árbol y pronto empezó a quedarse dormido. Sin embargo, al cabo de un rato, se despertó al escuchar que el gigante decía:-Estoy agotado. Necesito descansar un momento.El sastrecillo saltó rápidamente al suelo y agarró una rama, para hacerle creer al gigante que había estado cargando el árbol todo el tiempo.-Veo que no eres tan fuerte como dices -dijo el sastrecillo.El gigante y el sastrecillo siguieron caminando hasta que se encontraron con un árbol cargado de cerezas. Las frutas maduras estaban en la parte alta del árbol, así que el gigante se apoyó en el tronco para doblarlo y permitirle al sastrecillo alcanzar unas cuantas.Cuando el sastrecillo agarró una rama, el gigante soltó el tronco y el árbol se enderezó. El sastrecillo voló por los aires.-Ni siquiera puedes sostener una ramita -dijo el gigante.-Claro que puedo -replicó el sastrecillo-. Lo hice a propósito. A ver si tú puedes saltar por encima del árbol. El gigante trató de saltar pero el pie se le enredó en una rama. En ese preciso instante pasaban por allí el rey y su séquito.-¿Qué sucede aquí? -preguntó el rey.-Poca cosa, su Alteza -dijo el sastrecillo-. Acabo de capturar a este gigante.El rey premió al sastrecillo con una bolsa de oro, pues desde hacía tiempo el gigante venía causando molestias por los alrededores.En pocos días, todos los habitantes del reino oyeron hablar del valiente sastrecillo que capturó al gigante.De este modo, el sastrecillo ganó fama y fortuna, y vivió muy feliz.

domingo, 23 de marzo de 2014

PUNTO DE NIVELACIÓN Y PUNTOS EXTRAS!!!

Escribe correctamente el siguiente texto.
Si debiste nivelar, este es el quinto punto,  si no, al desarrollar la actividad ganas dos puntos extras. 



Habí­a una ves con zeta tres serditos con ce que bibí­an con ve muy serca con ce uno del hotro sin hache. El priméro sin acento tenia con acento su caza con ese echa con hache de paga con jota. El segúndo también sin acento la abí­a con hache hecho de madera falta una coma o punto seguido Y el tersero con ce la abia le falta la hache y el acento hecho de ladriyos con elle. Adibinen con ve, cuando bino también con ve el lobo feros con zeta: cuál falta signo de pregunta de todos se salbó con ve? El de la casa de ladriyos con elle, porque hera sin hache la mas falta acento recistente con ese. Moralega con jota ahí­ pueden ir dos puntos si uno es trabagador con jota y se esfuersa con zeta la bida con ve lo recompenzará con ese con creses con ce.

lunes, 17 de marzo de 2014

ACTIVIDAD EDUCACIÓN CRISTIANA GRADO QUINTO

MI CUERPO ES  UN REGALO DE DIOS
1. A continuación encontramos el capítulo I del libro "Ay cuanto me quiero" Léelo con atención y luego escribe las cualidades que hacen que el niño se sienta importante.
YO

¡Ay, cuánto me quiero! En realidad, para ser sincero, me amo. ¿Qué haría yo sin mí?
¡Qué suerte la mía, conocerme de toda la vida! Desde el día en que nací he estado conmigo. Prometo nunca dejarme solo. Me acompañaré siempre, donde sea que vaya.

Antes que yo naciera, mi mamá me tuvo dentro de ella durante nueve meses. ¡Qué afortunada! Fue la primera en conocerme. Desde entonces la he dejado ser mi mamá día y noche.

Ella y mi papá me quieren mucho. Les encuentro toda la razón, ya que soy adorable. Son personas muy inteligentes.

Mi papá lo pasa bien trabajando para comprar mi comida, mi ropa y mis juguetes. Si no fuera por mí, no tendría para qué ir a la oficina y se quedaría aburrido en la casa. Por eso me preocupo de comer toda mi comida aunque no me guste tanto, de ponerme mucha ropa aunque me dé calor y de jugar con todos mis juguetes al mismo tiempo. ¡Qué buen hijo soy! Reconozco que los consiento demasiado, pero no puedo evitarlo, soy tan tierno.

El colegio me encanta. Yo sé que existen varios, pero no puedo estar yendo cada día a un colegio diferente. Me da tristeza por todos los niños que se quedan sin conocerme, pero yo sólo puedo ir al mío.

Mi profesora es entretenida y simpática y siempre me pone buenas notas. Ella también fue niña hace mucho tiempo. Me imagino cuántas cosas estudió en el colegio y después en la universidad. Y todo para enseñarme a mí. ¡Qué orgullosa debe estar!

Después de clases y los fines de semana, juego en mi cuarto o en mi jardín. Me subo a mi árbol y me siento sobre una de mis ramas. Es verdad que las ramas le salieron al árbol, pero son mías igual, porque están en mi jardín. O sea, en el jardín de mi casa… bueno, la casa es de mis papás, pero como yo soy de ellos, entonces también la casa es mía… y el jardín y también el árbol y por supuesto la rama. Lógico.

Sentado en mi rama ensayo mis discursos de agradecimiento, para cuando me entreguen todos mis premios, mis diplomas y mis medallas. «Gracias, gracias», digo. «Me doy gracias a mí mismo por mi apoyo. Todo me lo debo a mis propios méritos».

Otra cosa que hago es llamarme por teléfono, pero siempre suena ocupado. Seguramente es porque estoy haciendo cosas muy importantes, como por ejemplo, llamarme por teléfono.

Además, me escribo cartas y las escondo debajo de mi almohada. Siempre las descubro rápidamente. Ayer me escribí una carta sin ponerle mi firma. Soy tan astuto que reconocí mi letra y supe que era yo, así que me contesté. No sé si alguien más será capaz de responder cartas anónimas.

Cada noche, cuando me acuesto, rezo y le doy gracias a Dios por haberme hecho a mí junto conmigo. ¡Qué sabio el Él! Con razón es Dios. Hace todo bien.

Mientras duermo, me echo mucho de menos, pero ¡ay, qué alivio despertar en la mañana y volver a encontrarme!
Autor: Mauricio Paredes. Editorial: Alfaguara Infantil. Edad: 6 años (dicen ellos…)

martes, 11 de marzo de 2014

ACTIVIDAD GRADO CUARTO: GRANDES NARRACIONES.

Para desarrollar esta actividad tienes plazo hasta el 19 de Marzo.  El primer punto será un comentario que publicarás en el blog y los demás ejercicios los anexarás a tu carpeta de Español.
A continuación aparece un texto relacionado con las narraciones de tradición oral en Colombia, léelo con detenimiento y desarrolla los ejercicios planteados.


                                            MITOS Y LEYENDAS COLOMBIANOS

Muchos afirman que los mitos fueron realidad en un tiempo lejano y que sus historias están ligadas al desarrollo de los distintos pueblos, a su vida cotidiana.Los mitos pasan de generación en generación, son de dominio de las masas populares y por ello, casi todos los colombianos son capaces de contar, de memoria, una o más historias de los mitos que sus padres o abuelos relataron durante su niñez. Esto se debe a que los mitos y leyendas hacen parte de una tradicional transmitida oralmente durante muchos siglos y cuyos orígenes se pierden en el tiempo, pero cuya vigencia y realidad permanece. 
Ahora, leamos un mito colombiano. 
                                                      EL HOMBRE CAIMÁN

                          
Un hombre, alegre y despreocupado, viajaba continuamente de Pinillos a Magangué vendiendo toda suerte de alimentos y frutas hermosas. A grandes voces y en medio del jugueteo, el hombre divertía a todos con sus historias absurdas de cómo adquiría los productos, hasta el punto de convencer a los compradores de que lo que se llevaban eran objetos maravillosos.
Una tarde, mientras anunciaba a gritos la venta de unas naranjas que, según él, poseían las esencias del amor eterno, descubrió para su fortuna la presencia de una bella mulata, con el pelo recién enjuagado, que caminaba preocupada. El hombre entabló conversación con la muchacha y, rápidamente, ambos se vieron profundamente atraídos. Ella se llamaba Roque Lina y era la hija de un severo e inabordable comerciante de arroz. Sus hermanos, que jugaban el secreto papel de vigilantes de los pasos de la muchacha, al darse cuenta de que Roque Lina era atraída cada vez más por las frases pomposas del hombre, dieron la voz de alarma a su padre.

Así pues, amigo, cuando el hombre apareció como de costumbre con sus alaridos y sus productos de otro mundo, y se precipitó feliz a saludar con canciones a su querida Roque Lina, se encontró frente a la presencia poco amable de su imposible suegro.

“Aquí el que vendo soy yo”, le dijo tajantemente el padre. “Y mi hija no es arroz. Así que puede irse con su música a otra parte, antes de que tengamos problemas. ¡O yo no sé!”. Y sin agregar una palabra más, tomó a Roque Lina del brazo y la arrastró con él.

Fue desde ese momento cuando el hombre empezó a venir todos los días a esta tienda, a pedir el mismo ron, el mismo queso y el mismo arroz con coco, y a mirar hacia el río. ¿Por qué? Rápidamente lo fui entendiendo: aquí los hombres se bañan en esta orilla. Hacia la mitad de la corriente hay un remolino, y al otro lado se bañan las mujeres.

¿Qué pasaba? Pues nada más que el hombre se había puesto de acuerdo con Roque Lina para que cuando ella fuera a bañarse él atravesara el río a nado y fuera a visitarla. Usted se estará preguntando cómo haría el hombre para atravesar aquel remolino, que a primera vista se adivina no apto para seres humanos. Pues aquí es donde reside el secreto de la historia. El hombre terminaba de comerse el arroz, se metía al agua y, poco a poco, su cuerpo se iba corrugando, sus brazos se encogían en pequeñas patitas, sus piernas se unían en una agitada cola, y cada uno de los granitos de arroz que se había comido se iban transformando en una hilera de dientes afiladísimos, hasta quedar convertido en un expertísimo caimán nadador.

Así el hombre caimán atravesaba ágilmente el remolino y, luego de violentos chapoteos, lograba llegar hasta donde Roque Lina, quien ansiosa lo esperaba para ir a descubrir con él las profundidades secretas del río. El hombre venía aquí a diario, bebía y comía su eterna ración, y se lanzaba en su viaje reptil donde su amada Roque Lina. Esta visita permanente fue poniendo alerta a todos los pescadores de la zona. (Fragmento tomado de http://www.secretosparacontar.org/Lectores/Contenidosytemas/Elhombrecaiman.aspx?CurrentCatId=225)




ACTIVIDADES: (Valor: 10 puntos)
1. Después de leer el mito, te podrás dar cuenta que le falta la última parte. Con tus propias palabras escríbela en un comentario.
 Para anexar en tu carpeta (puntos 2,3,4 y 5).
2. Haz una lista de  10 mitos colombianos
3. Haz una descripción del hombre caimán, de  acuerdo con la narración que leíste. (Puedes dibujarlo)
4. De acuerdo con las características de un mito , crea tu propia historia fantástica y preséntala a tus compañeros en la clase de Marzo 20.
5. Si regresaras en el tiempo y llegaras a Grecia en la época del apóstol Pablo; posiblemente te encontrarías con muchas creencias de los atenienses. Prepara un breve discurso en el que les expliques que sus dioses no son verdaderos, que en lo que ellos creen son mitos, y  en realidad necesitan conocer a Dios. Recuerda que vienes del futuro, puedes contarles tu experiencia.

PUNTOS EXTRAS!!!
Escribe las siguientes oraciones en  forma correcta. (Vale 2 puntos en la clase de Español)
En los osarios hay muchos uesos. La iedra se metió por el ueco de escalera. En el horfanato hay muchos niños y niñas uérfanos. La hierva que hay en el uerto la he segado. Me he fracturado el úmero. En los ierros hay uellas. El huevo está ueco. Las hueyas de la iena han desaparecido. En la empresa  ha habido una uelga de panaderos.
Las ienas pelean con los leones. 

martes, 4 de marzo de 2014

VÍDEO EL FLAUTISTA DE HAMELÍN

Este vídeo te servirá como ayuda para complementar tu taller de Español. Obsérvalo y escucha con atención.

sábado, 1 de marzo de 2014

TALLER DE ÉTICA GRADO QUINTO


1. Observa y  lee con atención la siguiente historia , luego responde en tu cuaderno a cada una de las preguntas. 
LOS DOS VECINOS
Había una vez un hombre que salió un día de su casa para ir al trabajo, y justo al pasar por delante de la puerta de la casa de su vecino, sin darse cuenta se le cayó un papel importante. Su vecino, que miraba por la ventana en ese momento, vio caer el papel, y pensó:
- ¡Qué descarado, el tío va y tira un papel para ensuciar mi puerta, disimulando descaradamente!
Pero en vez de decirle nada, planeó su venganza, y por la noche vació su papelera junto a la puerta del primer vecino. Este estaba mirando por la ventana en ese momento y cuando recogió los papeles encontró aquel papel tan importante que había perdido y que le había supuesto un problemón aquel día. Estaba roto en mil pedazos, y pensó que su vecino no sólo se lo había robado, sino que además lo había roto y tirado en la puerta de su casa. Pero no quiso decirle nada, y se puso a preparar su venganza. Esa noche llamó a una granja para hacer un pedido de diez cerdos y cien patos, y pidió que los llevaran a la dirección de su vecino, que al día siguiente tuvo un buen problema para tratar de librarse de los animales y sus malos olores. Pero éste, como estaba seguro de que aquello era idea de su vecino, en cuanto se deshizo de los cerdos comenzó a planear su venganza.
Y así, uno y otro siguieron fastidiándose mutuamente, cada vez más exageradamente, y de aquel simple papelito en la puerta llegaron a llamar a una banda de música, o una sirena de bomberos, a estrellar un camión contra la tapia, lanzar una lluvia de piedras contra los cristales, disparar un cañón del ejército y finalmente, una bomba-terremoto que derrumbó las casas de los dos vecinos...
Ambos acabaron en el hospital, y se pasaron una buena temporada compartiendo habitación. Al principio no se dirigían la palabra, pero un día, cansados del silencio, comenzaron a hablar; con el tiempo, se fueron haciendo amigos hasta que finalmente, un día se atrevieron a hablar del incidente del papel. Entonces se dieron cuenta de que todo había sido una coincidencia, y de que si la primera vez hubieran hablado claramente, en lugar de juzgar las malas intenciones de su vecino, se habrían dado cuenta de que todo había ocurrido por casualidad, y ahora los dos tendrían su casa en pie...
Y así fue, hablando, como aquellos dos vecinos terminaron siendo amigos, lo que les fue de gran ayuda para recuperarse de sus heridas y reconstruir sus maltrechas casas.





 Actividad . (Fecha de entrega: Marzo 6)
1. ¿Cuál crees que fue la causa del problema entre los vecinos?
2. ¿Cómo actúas cuando otra persona te ofende? 
3. ¿Qué enseñanza te deja esta historia?
4. ¿Cómo podemos demostrar nuestra prudencia y moderación con nuestras palabras y acciones?
5.   Haz un dibujo en el que plasmes el mensaje de esta narración.
6. Lee Santiago 3. y menciona cinco aspectos por los cuales es importante cuidar nuestras palabras.
7. Para la clase del 14 de Marzo lleva una caja de fósforos desocupada, dos fichas bibliográficas, colores, marcadores y muchas disposición.